Cáritas Diocesana, Noticias

XX Asamblea de Cáritas Diocesana

El pasado sábado tuvo lugar en el Seminario Diocesano la Asamblea anual de Cáritas Diocesana, el espacio de toma de decisiones más importante de la institución. Asistieron 92 personas, de las cuales, 75 tenían derecho a voto sobre el presupuesto para el ejercicio 2018 y las líneas  de trabajo presentadas por la Dirección de Cáritas.

La jornada comenzó con una oración y el saludo del vicario general, Carlos García Llata, en representación del obispo D. Juan Carlos Elizalde, que no pudo asistir.

García Llata inició su breve exposición con unas palabras de agradecimiento a la representación y labor de las mujeres en Cáritas. Seguidamente aludió a la carta pastoral de Monseñor Elizalde redactada con motivo de la próxima celebración de la festividad del Corpus Christi: “La eucaristía es nuestra seña de identidad. En un mundo como el nuestro en el que se prodiga tanto el individualismo y el cuidado del cuerpo, nuestro motivo inspirador como cristianos es el cuerpo como aquello que se entrega en la eucaristía”.

Tras el saludo también de la directora, Maite Sebal, pasó a votarse la aprobación del acta de la pasada Asamblea y a dar cuenta del balance de actividad del año 2017. Las personas responsables de los departamentos de Acción Social (Javier Gómez, en representación de Isabel López), Inclusión Laboral (Patxi Ibáñez), Animación (Yosune López de Luzuriaga acompañada de Jesús Gutierrez y María José Romero, de Animación Rural) ofrecieron un resumen de los datos y líneas de trabajo más destacados de cada departamento. A continuación, el administrador de Cáritas, Juan Antonio Zárate, presentó  los datos económicos del ejercicio 2017.

Tras el balance, siguió la presentación y aprobación del presupuesto para 2018.

Líneas de trabajo para 2018

Tras la pausa, tomó la palabra de nuevo la directora, Maite Sebal, para presentar a la Asamblea las actuales líneas de trabajo de Cáritas centradas en la formación, la promoción y la inserción, y que pueden resumirse en cinco planteamientos:
1.-  La actuación coordinada entre la Agencia de Colocación Lan Bila y el Centro de Formación. “Necesitamos nuevos proyectos dirigidos a la inclusión social para ofrecer respuestas adecuadas a la situación actual”.
2.- El taller de baja exigencia (para personas en riesgo de exclusión con escasa formación tanto en habilidades sociales como en competencias) como objetivo prioritario.
3.- Continuidad con el proyecto Hazia23 dirigido a personas jóvenes y adolescentes desescolarizadas y con difícil inserción laboral.
4.- Esfuerzo por la ampliación de la acción y la presencia de Cáritas en la zona rural e impulso de nuevas actividades, a la luz de las propuestas y conclusiones del último Encuentro Rural de Cáritas (Salvatierra, marzo 2018) sobre el presente y el futuro de nuestros pueblos.
5.-Impulso del programa de Cáritas Joven, como respuesta al relevo necesario en la institución. Se apuesta por crear espacios de trabajo voluntario que resulten atractivos para las personas jóvenes.

Una mirada global
Decía Maite Sebal que detrás de las cifras están las personas y que los datos explican lo que hacemos y nos representan: “Os animo a haceros cargo de estas cifras, no solo de las que afectan a vuestra parcela concreta de trabajo. Tener la percepción global es importante para conocer la dimensión completa de Cáritas Diocesana”.

Entidades vinculadas
A esta Asamblea estaban invitadas Fundación Jeiki, Fundación Giltza y Koopera, entidades vinculadas a Cáritas Diocesana. Representantes de las tres organizaciones respondieron al llamamiento de Cáritas para ofrecer a la Asamblea información sobre el desarrollo de la actividad de cada una de ellas. Los primeros en intervenir fueron Joseba Rey y Aratz Porras, de Fundación Jeiki, que dieron a conocer las respuestas que ofrece la Fundación a problemáticas de adicciones, y las distintas acciones de investigación, prevención, asistencia e inserción social a través de los programas Hazgarri (prevención), Aukera (asistencia) y Proyecto Hombre (atención ambulatoria y residencial; comunidad terapeútica). Siguió Arantxa Caballero, de Fundación Giltza, que presentó el trabajo con personas en riesgo de exclusión a través de su promoción laboral en las empresas de inserción Berezi 99 (limpieza) y Beraiki 99 (construcción). Finalmente, llegó el turno de Javier Mariño y la información sobre la Red Koopera y las cooperativas Berjantzi S. Coop (reciclaje de la ropa) y Koopera Servicios Medioambientales (producción agrícola ecológica), a través de las cuales se ofrece trabajo de inserción a personas que desarrollan itinerarios formativos y de inclusión en Cáritas.

La Asamblea de Cáritas Diocesana terminó con la sonrisa que dibujaron en las personas asistentes las humoristas Txus y Maite.


XX Asamblea de Cáritas Diocesana
0

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.