Cáritas Española, Cáritas Internationalis

El Grupo de Trabajo Colombia de Cáritas insta a seguir avanzando en la consolidación de la paz

  • Las 9 Cáritas nacionales integradas en este Grupo emiten un comunicado final tras su reunión del 20 al 27 de noviembre.

En un comunicado recién publicado, las 9 Cáritas integradas en el Grupo de Trabajo Colombia (GTC) de la Cáritas Internationalis reconocen los avances que se han producido en la construcción de la paz en diferentes territorios del país e instan a la comunidad internacional a seguir apoyando esos esfuerzos.

Al mismo tiempo, el GTC pone el foco en una serie de retos urgentes que sirvan para fortalecer para la construcción de paz y reconciliación en el país.

Cáritas Española es una de las Cáritas firmantes de este documento.

Este es el texto íntegro del comunicado:

Comunicado del Grupo de Trabajo Colombia de la Red Cáritas

Bogotá 27 de noviembre de 2020

El Grupo de Trabajo Colombia (GTC), es una plataforma integrada por organizaciones de la red Cáritas de la Iglesia Católica en Europa y Estados Unidos, que junto al Secretariado Nacional de Pastoral Social- Cáritas Colombiana, impulsan acciones en favor de la construcción de paz y reconciliación en Colombia.

El GTC se reunió del 23 al 27 de noviembre para discernir los retos y oportunidades de la construcción de paz, el impacto socioeconómico del COVID-19, el fenómeno migratorio y la ola invernal por la que atraviesan algunas regiones del país. Asimismo, con motivo de la conmemoración de los 4 años de la firma del Acuerdo de Paz que puso fin a la confrontación armada entre el Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC-EP, queremos, reconocer los avances en la construcción de la paz en diferentes territorios. No obstante, de manera particular resaltar los siguientes aspectos a fortalecer para la construcción de paz y reconciliación en el país:

1. Reconocemos los avances de las partes firmantes alrededor de la implementación del Acuerdo de Paz, en temas como el cese al fuego, dejación de armas, los procesos de reincorporación económica, social y política, así como la puesta en marcha y despliega territorial del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRNR). Sin embargo, también encontramos oportunidades para seguir avanzando en la consolidación de la paz, la necesidad de aumentar la participación efectiva de la sociedad civil para incrementar la legitimidad y confianza e impulsar con mayor ímpetu los compromisos contenidos en los puntos 1, 2 y 4 donde se presentan los mayores retrasos.

2. Es necesario impulsar los enfoques transversales Étnico, de género y territorial propuestos en el Acuerdo de Paz, con el fin de garantizar una implementación y construcción de paz que enfrente la brecha de desigualdad, que reconozca las diferencia y diversidad población del país, así como recuperar la centralidad de las víctimas sobre la cual fue concebido el Acuerdo de Paz

3. Se requieren garantías de seguridad, especialmente frente a la reconfiguración de dinámicas de conflicto, el estancamiento del proceso de negociación con el ELN, el reacomodo de grupos armados, los cuales han generado una escalada de violencia por el control territorial para el desarrollo de economías ilegales y el asesinato de líderes y lideresas sociales. De acuerdo a la Fundación Paz y Reconciliación, las disidencias de las FARC pasaron de operar en 56 municipios en 2018, a 113 a agosto de 2020; el ELN pasó de estar en 99 municipios a más de 160 en 2020 y los Grupos Armados Organizados como el Clan del Golfo operan en algo más de 200 municipios actualmente. Desde la firma del Acuerdo de Paz alrededor de 1000 líderes y lideresas sociales han sido asesinados, de los cuales 237 han sido personas en proceso de reincorporación.

4. Urgen medidas para detener el incremento de la explotación de los recursos naturales. Actualmente y gracias al último levantamiento de datos regional realizado por la Iglesia Colombiana, hemos podido observar que se está realizando algún tipo de extracción de recursos natural, mineral o de hidrocarburos dentro del territorio del 92% de las jurisdicciones del país, lo que representa un aumento de 11 puntos porcentuales con respecto al 2013.

5. Colombia requiere una respuesta a la crisis migratoria basada en la protección y garantía de los DDHH. La situación migratoria se ha visto agravada por la crisis sanitaria mundial. A 31 de agosto de 2020 tienen presencia en el territorio nacional 1.722.919 migrantes. Adicionalmente, por el efecto de la pandemia regresaron 123.000 migrantes a Venezuela sin las medidas de protección y distanciamiento pertinentes, generándose situaciones de hacinamiento y crisis de salud. Sin embargo, se estima que más del 80% de la población que retorno a Venezuela por causa de la pandemia puede volver a Colombia en un contexto de crisis económica, desempleo y violencia regional.

Ante estas situaciones y teniendo en cuenta el vital apoyo que la comunidad internacional ha brindado en el proceso de paz colombiano, hacemos un llamado a la comunidad internacional para que continúe con estos esfuerzos y en particular:

1. Instar al gobierno colombiano a que fortalezca la implementación del Acuerdo de Paz, haciendo especial énfasis en los enfoques transversales étnico, de género y territorial, así como en los puntos 1, 2 y 4, que presentan los mayores retrasos. Además de seguir fortaleciendo la autonomía del SIVJRNR.

2. Realizar seguimiento a nivel internacional a la implementación del Acuerdo de Paz, su reglamentación y emitir las alertas necesarias desde el rol que les corresponde para continuar motivando la voluntad del Estado colombiano en la búsqueda de la paz y la salida negociada al conflicto con otros actores armados como el ELN.

3. Hacer especial seguimiento a los riesgos en seguridad y protección que presentan los líderes y lideresas sociales, personas en procesos de reincorporación y en general a las comunidades, de Nariño, Cauca, Choco, Bajo Cauca Antioqueño y Catatumbo donde se presenta la mayor reconfiguración de grupos armados y economías ilegales.

4. Aunar esfuerzos con el gobierno colombiano en atención a la crisis migratoria para la construcción de oportunidades en clave de desarrollo humano y comunitario de la población migrante, atendiendo diferentes vulnerabilidades sociales, económicas y políticas en el mediano y largo plazo.

5. Articular acciones en respuesta humanitaria con diferentes actores sociales e institucionales con el propósito de movilizar recursos para otorgar respuesta a las emergencias suscitadas por el COVID-19 y la ola invernal en Colombia, especialmente en los temas de seguridad alimentaria, protección y albergue, facilitando condiciones mínimas en la población vulnerable y promoviendo el restablecimiento de derechos.

Cáritas Alemania – Cáritas Española – CAFOD (Cáritas Reino Unido)
Cáritas Luxemburgo – Cáritas Noruega – Cáritas Suiza
SCIAF (Cáritas Escocesa) – Cáritas Francia – Cáritas Colombiana

0

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.