Cáritas Lakua-Sansomendi, Migraciones, Noticias, Pobreza

El encuentro de zona de Cáritas Lakua-Sansomendi abordó la situación de las personas refugiadas

La charla-coloquio “Personas refugiadas: situación y vías para la integración” tuvo lugar ayer tarde en la Parroquia de Santa Teresa.

La situación de las personas refugiadas centró ayer el encuentro de zona de Cáritas Lakua-Sansomendi. La primera de las ponentes de la charla fue Virginia Cid, de CEAR Euskadi, una de las organizaciones -junto a Cruz Roja y Accem-  asignadas por el Gobierno para trabajar con las personas refugiadas en nuestro país.

Cid abrió la charla aclarando términos como persona refugiada, ley de extranjería, ley de asilo… y dando a conocer los requisitos que se exigen a las personas que desean solicitar asilo en la Unión Europea. También abordó la lentitud de los procesos de asilo que tardan entre año y medio y dos años en resolverse; situación que expone a personas que ya han hecho su proceso de integración en la sociedad de acogida, a una denegación del asilo que, en caso de darse, las enfrentan a permanecer en situación de irregularidad o a volver a su país.

Virginia Cid compartió con las personas asistentes al encuentro varios casos reales de personas refugiadas. Siguió dando a conocer el Tratado de Dublín como marco que determina el Estado miembro de la UE responsable del examen de una solicitud de protección internacional.

Para terminar, la representante de CEAR compartió algunos datos: 1.983 personas han sido acogidas en España; 134, en Euskadi, y de estos procesos, 54 (24 en Álava, 27 en Guipúzcoa y 3 en Bizkaia) fueron acompañados por CEAR, dentro del marco de los acuerdos europeos de reasentamiento y reubicación.

Cerró la primera parte de la charla con la constatación del incumplimiento de los acuerdos en cuotas de refugio por parte de muchos países europeos: de media, el porcentaje de personas asumidas como refugiadas ha sido menor al 25% de lo acordado; en España, apenas se llega al 11%.

La segunda parte del encuentro corrió a cargo de Marina Martínez, voluntaria de Cáritas, que acudió a contar su experiencia reciente de cooperación de dos meses en un campo de refugio de Lesbos, en Grecia, con una ONG sueca.

Su labor consistía en ofrecer ayuda en el campo de urgencia de llegada a la isla. Marina habló del tipo de embarcaciones en el que llegan las personas, también de las mafias que hay detrás de la organización de los viajes para salir de un país de forma clandestina.

La voluntaria de Cáritas habló de unas 6.000 personas alojadas, en condiciones insalubres, en el campo de Moria que estaba previsto para 1.500. En esta realidad permanecen un mínimo de diez meses hasta que pueden resolver su situación. Este tiempo puede prorrogarse hasta dos años en los que no hay nada que hacer, porque no hay nada organizado en lo que dedicar las horas y los días.

Marina puso fin a su exposición con una reflexión: “Esta situación es muy injusta. Miles de personas están sufriendo una grave vulneración de los Derechos Humanos”


Encuentro de zona Lakua_Sansomendi sobre personas refugiadas. Febrero de 2018.
0

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.