Testimonios

Marisa Miguéliz

MARISA Migueliz

  • Tiempo que lleva en Cáritas.

He celebrado 19 años el 2 de febrero de 2017.

  • Actividad que desarrolla en la Institución.

Conversación estructurada, ayudo a personas inmigrantes a mejorar con el castellano además de hacer acompañamiento, escucha…

  • Retos que ha tenido que afrontar durante su periodo como voluntaria.

No desanimarme cuando he tenido dificultades. Al principio se daban clases de castellano a grupos de 10-12 personas y con distintos niveles. En algunas ocasiones al ser de regiones que estaban en conflicto ese conflicto se llevaba a la clase. Todas querían mi atención plena y era complicado estar en medio.

Otro reto continuar el mayor tiempo posible en el programa y continuar aprendiendo y conociendo la cultura árabe.

  • Cuestiones que ha aprendido. 

He aprendido a ser más paciente. En un principio pensaba que solo era enseñar castellano pero he aprendido que la mayor labor es el acompañamiento, la ayuda no solo es que tengan más conocimientos, tener a alguien que les escucha, les anima para las personas que vienen al programa, es muy importante.

  • Valoración de la experiencia.

La experiencia el mismo tiempo lo dice, llevo 19 años así que puedo decir que la experiencia es positiva 100%

  • Evolución de su trabajo en Cáritas.

Comencé en el programa de PAEX (Programa de ayuda a extranjeros) que en el 2003 finalizó. Allí durante 6 años estuve visitando a personas inmigrantes en la cárcel de Nanclares. Cuando finalizó este programa  pase al de conversación en la zona Este. Creo que he estado a lo largo de estos años con unas 20 personas.

  • Pilares que han sostenido su acción voluntaria.

Uno de los pilares es ver que no estamos solos haciendo este trabajo, las reuniones de voluntarios y voluntarias, contar con la animadora del programa, la formación que recibimos nos ayuda y mantiene.

  • Experiencias que más huella le han dejado.

Con la segunda persona que empecé a hacer conversación individual me lleve una grata sorpresa al ver como ella agradecía que yo tuviera respeto y conocimiento por su cultura, idioma y religión. Ella se emocionó profundamente y yo con ella.

Con algunas personas he mantenido el contacto y algunos son amigos y amigas que forman parte de mi vida.

  • Nivel de integración en la Institución.

Yo me siento de la familia de Cáritas, siento que aporto mi granito de arena.

  • Relación con otros grupos/ámbitos.

Soy socia de Al Indimay.

  • Cita bíblica que mejor recoja su experiencia.

Lo que gratis recibimos tenemos que darlo gratis. Esta es la que puede definirnos en nuestro voluntariado.

0

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.