Testimonios

Celestino González

CELESTINO González Barrio

Me considero un veterano voluntario de Cáritas que tiene ganas, voluntad e ilusión para seguir “al pie del cañón”.

  • Tiempo que lleva en Cáritas:

Ingresé como voluntario en Cáritas al jubilarme como funcionario del Estado después de 42 de servicio como educador, allí por el año 1989.

  • Actividad que desarrolla en la Institución:

Siempre he participado en la educación de inmigrantes.

  • Retos que ha tenido que afrontar durante su periodo como voluntario.

Eran los tiempos en que comenzaba a tener importancia la llegada de inmigrantes a Vitoria. Aumentaba el número. La población inmigrante pasó del 2% al 8%.

Cáritas creo aquí, en Vitoria, un Programa de ayuda a extranjeros que denominamos PAEX. El local donde se les atendía estaba situado en la calle Eulogio Serdán, cerca de la Parroquia de La Coronación de Nuestra Señora.

El trabajo era complicado porque la acogida era total, sin limitaciones. Los recién llegados eran de muy distintas procedencias. Al principio abundaban marroquíes y chinos. Llegaron argelinos, nigerianos, saharauis y también algún asiático no chino.

El grupo de alumnos/as (solía componerse de 4 a 6), era complejo por su distinta nacionalidad y su escasa formación, que presentaba niveles dispares recibiendo alumnos de nula escolarización. El entendimiento era difícil.

La enseñanza avanzaba con lentitud y dificultades durante los primeros meses. Así trabajamos durante diez años. Durante este tiempo fue apareciendo la posibilidad de remitir a nuestros alumnos a las clases de enseñanza de adultos que la Delegación de Educación de Álava fue abriendo para recibir enseñanza reglada. Cambió el panorama y Cáritas ante la insuficiencia del local y para evitar concentración masiva, decidió que se atendiese por zonas parroquiales con la ayuda y supervisión de las Trabajadoras Sociales.

Mi labor pasó a la Parroquia de coronación, en la que actualmente atiendo a un inmigrante nigeriano en labores de comprensión y expresión de nuestro idioma.

  • Cuestiones que ha aprendido:

El valor de la amistad, tanto con los alumnos, como con los compañeros voluntarios, trabajadoras sociales y sacerdotes. Somos una gran familia.

Sentir el amor a flor de piel.

Agradecer a Dios tanta alegría y paz del alma.

  • Pilares que han sostenido su acción voluntaria:

He trabajado apoyado por las trabajadoras sociales en todo momento.

Creo que mi vocación decidida de ayuda me ha mantenido, salvando las dificultades.

Mis convicciones cristianas me han empujado.

Un ambiente agradable, donde otros compañeros favorables crean clima favorable me invita.

  • Experiencias que más huella le han dejado:

Experiencias, con huella, dejó en mí el trabajo en PAEX. Aparte del duro batallar de cada semana, el ambiente amigo que respirábamos profesores y alumnos.

Las salidas que hacíamos del aula, visitando lugares, pequeños viajes, con merienda, en nuestros propios coches a S. Antonio de Urquiola, pantano (Garayo), San Vitor…

Para los alumnos era un alegre turismo y un abrirse a nueva vida.

Ellos colaboraban alegres y decididos.

La celebración de fiestas señaladas, sobre todo Navidad y fin de curso, donde convivían alumnos de distintas nacionalidades con nosotros: profesores y trabajadoras sociales.

Ellos colaboraban en la preparación y desarrollo de las fiestas a las que acudían con productos de sus países de origen que ofrecían gustosamente. Ahora estas fiestas no se celebran al vivir más aislados. El contacto actual es más unipersonal, teniendo otras facetas de intimidad y trato orientativo, que ayudan al alumno, al conocer nosotros el entorno en el que vive y las dificultades que presenta su total integración.

  • Nivel de integración en la institución:

Creo que mi nivel de integración en Cáritas es buena “a secas”. Digo “a secas” porque siendo veterano en ella, no he destacado por una dedicación decidida, ya que me han entretenido otras ocupaciones como la afición a la pintura, la poesía y el deporte.

No obstante, cuando me han solicitado algo fuera del quehacer propio, siempre respondí positivamente.

Acostumbro a participar, con ilusión y alegría en las celebraciones del comienzo del curso. Me gusta viajar con Cáritas en las salidas que realizamos al final de curso. También acudo a conferencias y reuniones donde coincido con viejos amigos y “compañeros de fatigas”, confraternizando y recordando. Son los que yo apodo como “los de siempre”.

  • Relación con otros grupos o ámbitos:

En PAEX existían otros grupos que conformaban el Programa. Aparte del grupo educativo, teníamos el grupo de sensibilización y el de Pastoral Penitenciaria. Los tres grupos teníamos contacto y nos informábamos unos con otros manifestando avances, “pegas” y proyectos.

Esta comunicación resultaba enriquecedora abriendo las puertas a una amistad que aún perdura.

Actualmente me relaciono con “Vida Ascendente” y con la vieja y nueva “Adoración Nocturna”.

  • Cita bíblica que mejor recoja su experiencia:

La casualidad, o la Divina Providencia, ha dispuesto que mi cita esté de moda en este Año de la Misericordia: “Enseñar al que no sabe”.

 

0

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.