Noticias

La cumbre mundial de la seguridad alimentaria elude compromisos concretos para erradicar el hambre.

19 de Noviembre de 2009

La cumbre mundial de la seguridad alimentaria elude compromisos concretos para erradicar el hambre.

La campaña “Derecho a la Alimentación. Urgente” espera que la reforma en profundidad del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial y las buenas intenciones condensadas en los llamados cinco principios de Roma logren, de una vez, una seguridad alimentaria global y sostenible.


Madrid, 19 de Noviembre de 2009. EL HAMBRE SE ENCUMBRA.
El hambre ha llegado a una cumbre, a esa tremenda altura de más de mil millones de personas hambrientas; cada día 17.000 niños y niñas mueren por causas derivadas de esta situación, según Naciones Unidas. Y ha llegado también a una Cumbre, la III Cumbre Mundial dedicada a la alimentación y a la seguridad alimentaria.Hubo una I Cumbre Mundial de la Alimentación celebrada en Roma en 1996 donde se estableció el compromiso de reducir a la mitad, antes de 2015, la cifra de personas en situación de hambre crónica (tomando como referencia los datos de 1990, lo que suponía llegar a 2015 con una cifra de unos 400 millones). Hubo una II Cumbre Mundial, en 2002, en la que se reiteró este compromiso y se acordó la elaboración de unas directrices para la realización del derecho humano a la alimentación.A partir de esos compromisos la realidad es que las cifras de personas hambrientas han ido creciendo año tras año desde 1996 hasta superar en 2009 los mil millones. ¿Por qué se ha fracasado reiteradamente en la luchacontra el hambre? Esta pregunta vuelve a quedar sin una respuesta clara en esta III Cumbre que se cierra hoy con un balance más negativo de lo esperado y de lo necesitado.La Declaración Final, además de comprometer la reforma en profundidad del Comité de Seguridad AlimentariaMundial, recoge buenas ideas y buenas intenciones condensadas en los llamados cinco principios de Roma para una seguridad alimentaria global y sostenible.Desde la campaña “Derecho a la alimentación. Urgente” esperamos que estos cinco sean “principios” y no “finales”, pero la realidad es que la declaración final de la Cumbre, al igual que las de otras cumbres y reuniones celebradas durante los dos últimos años, vuelve a dejar en el aire los compromisos concretos, los medibles, la existencia de una voluntad política fuerte manifestada en un compromiso real y actual de recursos aportados para llevar a la realidad la reducción del número de personas que pasan hambre en el mundo.El Foro Paralelo de Sociedad Civil ha señalado que “la Soberanía Alimentaria es la solución real a la tragedia del hambre en nuestro mundo” y que “implica transformar el sistema alimentario actual para asegurar que aquellos y aquellas que producen los alimentos tengan un acceso equitativo a, y el control sobre, la tierra, el agua, las semillas, la pesca y la biodiversidad agrícola. Toda persona tiene el derecho y la responsabilidad de participar en la decisión de cómo se producen y distribuyen los alimentos. Los gobiernos deben respetar, proteger y garantizar el derecho a la alimentación, definido como el derecho a alimentos adecuados, disponibles, asequibles, culturalmente aceptables y nutritivos”.Según Naciones Unidas se estima que hacen falta alrededor de 40.000 millones de dólares al año para cubrir las necesidades de la agricultura y comenzar a hablar de posibilidades de acabar con el hambre en el mundo. Lasdiscusiones de la Cumbre no han desembocado tampoco en determinar el cómo y el cuándo se canalizará el dinero y lo más importante, como se poyará a las NNUU para que pueda cumplir su mandato de lucha contra elhambre, aunque se ha hecho una apuesta interesante de reforma del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial, incluyendo la participación de la sociedad civil.Sin nuevos recursos comprometidos para llevar los principios a la práctica, la III Cumbre Mundial de la Seguridad Alimentaria corre el riesgo de ser nuevamente un simple escenario en el que presentar ideas políticamente correctas, hacerse la foto rodeados de bonitas declaraciones, y volver a darle largas al encumbrado problema del hambre en el mundo, a esa sistemática vulneración de los derechos humanos que supone el hecho de permitir que más de mil millones de seres humanos pasen hambre, habiendo medios paraevitarlo.  Desde 2003, la campaña “Derecho a la alimentación. Urgente” –movida por Ayuda en Acción, Cáritas Española, Ingeniería sin Fronteras-ApD y Prosalus—  reivindica la realización efectiva del derecho humano a la alimentación para todos los habitantes del planeta.

0

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.