Testimonios

Aureli Picaza

AURELI Picaza 

  • Tiempo que lleva en Cáritas:

Desde los 29 años, más o menos 41 años de voluntariado

  • Actividad que desarrolla en la institución:

Doy clases de costura en la Escuela de Promoción de la Mujer.

  • Retos que ha tenido que afrontar durante su periodo como voluntaria.

Yo empecé como voluntaria  a raíz de una reunión que se hizo en la parroquia con los grupos de Base y supe de la actividad de Cáritas, entonces me animé a colaborar.

Al principio la Escuela no tenía nada que ver con lo que es ahora, ya que funcionaba como una academia de corte y confección donde acudían mujeres de clase media-alta para aprender a coser,  yo era la voluntaria que daba las clases y hubo un momento en el que me pareció que mi labor no era necesaria para esas mujeres que económicamente podían pagar una academia.

Después de un tiempo de reflexión personal dejé de dar las clases  durante unos años y me reincorporé cuando el perfil de mujeres a las  que se atendía era diferente.  La Escuela se empezó a dirigir a mujeres sin recursos que necesitaban aprender la costura y el corte. Desde entonces continúo con mi labor.

El sentido de la Escuela ha cambiado considerablemente y creo que la labor que se hace con las personas que acuden es muy importante y me siento muy satisfecha en mi voluntariado

  • Cuestiones que ha aprendido:

He aprendido mucho de las mujeres con las que he compartido y a las que he conocido durante todos estos años. He visto la fuerza que tienen para superar sus dificultades familiares y sociales . Muchas mujeres  comparten sus preocupaciones y dificultades con el grupo  y eso me hace a mi reflexionar sobre mi propia vida y darme cuenta de que lo injusta que es la vida por estar en unas circunstancias u otras, por haber nacido en un país u otro.

Valoro mucho la capacidad que tienen para salir adelante y luchar contra las adversidades y me hace valorar más lo bueno que hay en mi vida.

  • Valoración de la experiencia:

Ha sido y sigue siendo una experiencia muy positiva y enriquecedora

  • Evolución de su trabajo en Cáritas

La evolución ha sido bastante importante, porque pasé de dar clases en lo que era una academia de corte y confección a formar parte de un grupo con más voluntarias y con las mujeres con las que compartimos de igual a igual y nos enriquecemos mutuamente.

  • Pilares que han sostenido su acción voluntaria:

Siempre me ha gustado colaborar y estar comprometida con causas en las que creía que podía ser necesaria.

La Fé también me ha ayudado a  mantener firme mi compromiso siempre me ha preocupado interiormente que a mi alrededor hubiese situaciones de sufrimiento y pobreza y he sentido la necesidad de ayudar.

  • Experiencias que más huella le han dejado:

El compartir la vida con las mujeres del grupo, todas formamos parte un poco de todas

  • Nivel de integración en la institución:

Me siento muy integrada, he visto evolucionar la institución a lo largo de los años.

  • Relación con otros grupos o ámbitos:

Además de participar en Cáritas, colaboro con la Asociación de mujeres Solastiar y con otras asociaciones de mujeres en encuentros y organizando actividades .  Hay mujeres de la Escuela que también son socias de Solastiar, estamos muy cerca unas de otras.

  • Cita bíblica que mejor recoja su experiencia:

 “Haz bien y no mires a quien”

 

0

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.